COMUNICADO PÚBLICO FRENTE A LA EXPOSICIÓN MEDIÁTICA DE LAS PERSONAS PRIVADAS DE LIBERTAD A CARGO DE GENDARMERÍA DE CHILE, A TRAVÉS DEL PROGRAMA DE TELEVISIÓN “ALERTA MÁXIMA: TRAS LAS REJAS” EMITIDO POR CHILEVISIÓN

Valparaíso, 06 de Septiembre. 2016

La Corporación GALERNA manifiesta su preocupación y cuestionamiento frente a la exposición mediática de personas privadas de libertad, a través del Programa de Chilevisión “Alerta Máxima: Tras las Rejas “, emitido los días jueves a partir de las 22:30 hrs, y que actualmente transmite su tercera temporada al interior de distintos recintos penitenciarios del país con apoyo de Gendarmería de Chile, vulnerando la dignidad de las personas involucradas y generando impactos sociales contradictorios para la reinserción social. Es por esto que nos parece importante señalar:

1.- Observamos evidentes contradicciones entre el respeto a los derechos humanos y las prácticas ejercidas por Gendarmería de Chile al facilitar la exposición de las personas privadas de libertad incluyendo su imagen, datos personales y registro de condenas en televisión con trasmisión a nivel nacional.

2.- En este contexto destacamos que la condición de privación de libertad, no debería afectar el derecho del “Respeto a la Dignidad Humana”, como lo estipula la Unidad de Protección y Promoción de los Derechos Humanos de Gendarmería de Chile, basado en referentes internacionales como  el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; el Pacto Internacional sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales; Las Reglas Mínimas para el Tratamiento de los Reclusos, entre otros instrumentos de Naciones Unidas.

3.- Desde una perspectiva de respeto a la privacidad y dignidad humana, la exposición mediática de las personas privadas de libertad contradice los objetivos de Gendarmería de Chile ya que solo levanta ideas estigmatizadoras, predisponiendo a la opinión pública a juicios de valor que no favorecen la reinserción social. A esto se suma que la exposición de la imagen de las personas y sus antecedentes penales en televisión, hace evidente un nuevo obstáculo para su reinserción laboral y de cualquier otra índole.

4.- Reconocemos que los medios de comunicación poseen un alto poder de influencia sobre la opinión pública, y también poseen la responsabilidad de actuar en función de su ética profesional. En este sentido, el Código de Ética del Colegio de Periodistas de Chile, en su disposición vigésimo quinto enuncia “El o la periodista respetará la dignidad y vida privada de las personas…”. En este sentido, creemos que el Programa “Alerta Máxima: Tras las Rejas” de Chilevisión, atenta contra la dignidad de las personas, al exponerlas públicamente – a ratos- con una voz en off que realiza comentarios sátiros y una música que caricaturiza a sus protagonistas, presentando esta realidad como un show televisivo. Cabe destacar que existen escenas donde las personas privadas de libertad son grabadas forzosamente, como lo ocurrido con las mujeres del CPF de Valparaíso, en el capítulo emitido el día jueves 25 de agosto del presente año.

5.- Cuestionamos el rol socializador asumido por Chilevisión a través del programa Alerta Máxima, que si bien no es el único programa ni canal de televisión que emite contenidos de está índole, actúa de la mano con una institución pública de Chile, potenciando la construcción social y simbólica de estereotipos negativos hacia las personas privadas de libertad, obstaculizando las posibilidades de reinserción social.

6.- Así mismo, como Corporación que realiza investigaciones y desarrolla programas de intervención psicosocial y de apoyo a la reinserción social con personas privadas de libertad y sus familias, manifestamos la necesidad de visibilizar los impactos de la emisión de este programa televisivo. Entre ellos, se encuentra la vulneración de la privacidad que afecta principalmente a los niños y niñas que tienen un vinculo con las personas privadas de libertad,  donde un secreto familiar se devela de manera dañina, quedando expuestos a la estigmatización en sus barrios y escuelas.

Finalmente, invitamos a  problematizar la  reclusión carcelaria como mecanismo principal de seguridad pública, junto con romper los prejuicios y estigmas arraigados en el imaginario social  en torno a la privación de libertad, y a pensar en la reinserción social como beneficio no sólo para unas personas, sino que para toda la sociedad. Así también, llamamos a no tolerar y denunciar las prácticas abusivas y los contenidos dañinos que presentan los medios de comunicación, puesto que todos y todas somos agentes de protección de los derechos las personas.

 

Start typing and press Enter to search